El Misterio del "Mary Celeste"


5 de diciembre de 1872. Un barco navega a la deriva, con ritmo suave y silencioso entre las Azores y Lisboa. El capitán David Reed Moorhouse, al mando del bric-goleta inglés Dei Gratia, avista a aquel misterioso velero y decide acercarse hasta el para averiguar qué motiva semejante indolencia en su gobierno.

El Misterio del Mary Celeste


El Dei Gratia se sitúa al costado del barco descubierto y la tripulación se sorprende de no encontrar nadie en el puente. El capitán Moorhouse hace uso del megáfono y pregunta al misterioso velero si necesitan ayuda; nadie responde al llamamiento. El velero en cuestión resulta ser un bergantín de 30 metros de eslora llamado Mary Celeste, que en apariencia parece estar en perfecto estado de conservación.

 

El capitán del Dei Gratia, extrañado ante tal silencio, ordena a su segundo, Olly Deveau, que tome a dos hombres y arríe un bote para abordar la pequeña embarcación. En poco tiempo, Olly Deveau y sus muchachos, consiguen trepar al bergantín. Los tres hombres comprueban que, en efecto, no hay nadie en la cubierta. Los botes están sin arriar; en el sollado de la marinería, en el interior de la embarcación, no se encuentra nadie, la cocina está vacía, las calas desiertas pero con mil setecientas barricas de alcohol y víveres para varios meses.

 

Los camarotes estaban intactos sin que nada indicara que faltaba cosa alguna. Deveau encontró muebles, cartas, libros, prendas de vestir y hasta una pequeña cantidad de dinero, alhajas y un pequeño medallón de oro. Todo estaba intacto y nada indicaba que se hubiera producido un motín.

 

Olly Deveau, consultó el cuaderno de bitácora que encontró sobre la mesa del segundo oficial, y la pizarra de cuarto del capitán, y allí leyó las últimas anotaciones fechadas el 24 y el 25 de noviembre respectivamente.

 

Pese a que Deveau descubrió presencia de agua en varias partes del barco, nada parecía indicar que la embarcación hubiera sufrido los embates de una tempestad. Sin embargo, elementos tan imprescindibles para la navegación como son el sextante, el cronómetro, la corredera y los libros de navegación, habían desaparecido.

 

Sin embargo, en el sollado de proa, reservado a la tripulación, todo estaba en su sitio: los encerados de los marineros, sus sacos, sus botas, e incluso unas cuantas pipas y ropa tendida en unas cuerdas. Sin embargo, Deveau, se sorprendió aún más al hallar en la cocina, sobre un fogón todavía caliente, una cacerola conteniendo un pollo recién cocido y unas tazas de té aún tibio descansando en la mesa central.

Mary Celeste

El capitán Moorhouse fue informado inmediatamente sobre el suceso y solo le cupo pensar que la infeliz tripulación había sido víctima de una enfebrecida tormenta. Deveau, contradijo inmediatamente esta teoría: “He encontrado una máquina de coser y sobre ella un frasco de aceite que difícilmente hubiese aguantado ahí de haber sufrido un fuerte oleaje”. El capitán miró a su segundo. En su rostro se reflejó la perplejidad. ¿Qué había, pues, sucedido en el velero? ¿Dónde había ido a parar la tripulación? ¿Qué les empujó a abandonar la embarcación? Y de ser así ¿Qué medios utilizaron para hacerlo, hallándose como se hallaban, los botes de salvamento en su sitio? El capitán Moorhouse decidió finalmente llevarse consigo el bergantín fantasma a tierra firme, y allí, tratar de dar explicación a éste misterio.

 

El Dei Gratia, arribó a las costas de Gibraltar el día 12 de diciembre haciéndolo el 13, el Mary Celeste, comandado por Olly Deveau. Ambos hombres se presentaron en la comandancia del puerto y dieron cuenta de tan singular hallazgo. Moorhouse conocía las leyes de la mar y rápidamente presentó una demanda de salvamento a fin de cobrar la indemización correspondiente. El tribunal del Almirantazgo, receloso quizás, abrió previamente una encuesta, con la intención de aclarar semejante misterio. El cargo recayó en el Presidente del Consejo Marítimo de Su Majestad, Mr. J. Solly Flood.

 

Los días 18 y 20 de diciembre, el procurador Solly interrogó concienzudamente a Deveau y a los hombres que le acompañaron en el abordaje del Mary Celeste, y se mandó analizar el misterioso velero para comprobar su estado. El examen fue minucioso, pero no arrojaron ninguna nueva luz sobre el caso. Sin embargo, las inspecciones efectuadas en días posteriores, permitieron descubrir una anomalía en extremo curiosa: “A ambos lados de la roda, a dos o tres pies por debajo de la línea de flotación, había una entalladura de unos 10 mm. de profundidad, por una anchura de 32 y que medía unos 2 metros de largo. Mostraba señales de ser reciente”. (Lockhart).

 

El inspector de la navegación, John Austin, explicó que aquel tajo “no podía ser obra del mal tiempo, sino que parecía haber sido causado por un instrumento cortante”. El procurador Solly Flodd estimó también que aquel corte había sido

intencionado. No obstante, el comandante Shufeldt, invitado a investigar el caso del Mary Celeste, concluyó que fue provocada por la acción de la mar y que la embarcación era sólida y se hallaba en perfecto estado de navegación; lo que fue corroborado por el buzo que realizó las inspecciones de la carena.

 

El misterio seguía insoluble y no se explicaba la desaparición (o volatilización) de las 10 personas que componían la tripulación del Mary Celeste, ni se daban elucidaciones satisfactorias sobre cómo habían abandonado el barco, por otra parte en perfecto estado.

 

Para entonces, llegó a Gibraltar el capitán Winchester que puso en conocimiento del grupo de investigación su parte en la propiedad del Mary Celeste. Otro de los copropietarios, dijo Winchester, era precisamente su comandante, el capitán Briggs. La persona recién llegada, dio también una valiosa información sobre todo lo relacionado con el bergantín fantasma: el Mary Celeste había partido del puerto de Nueva York, el 4 de noviembre de 1872. El capitán Briggs, hombre experimentado en las cosas de la mar, llevaba consigo a su mujer Sara y su hija Sofía de corta edad. El segundo oficial era Albert G. Richardson. El contramaestre, Andrew Gilling. La tripulación la componía cuatro marineros de origen nórdico, llamados Volkerk y Boas Lorenzen, Adrian Harbens, Gottlieb Goodshaad, y un cocinero.

 

El procurador Solly Flood, decidió presentar entonces su informe al Ministerio del Comercio. El informe decía: “Cuando el Mary Celeste fue descubierto en alta mar por el Dei Gratia, la embarcación estaba sana y robusta, en perfecto estado de navegar y bien estabilizada; estaba abundantemente aprovisionada y no había sufrido los embates del temporal; no mostraba trazas ni indicios de incendio o de explosión. Por otra parte, nada indicaba los motivos que pudieran tener sus tripulantes para abandonarla. Mi hipótesis personal es que la tripulación se embriagó y que los hombres, bajo la influencia del alcohol, asesinaron al capitán Briggs, a su mujer, a su hija y al contramaestre. Después causaron daños en la proa del bergantín para hacer creer que habían embestido unas rocas u otra embarcación, para terminar huyendo entre el 25 de noviembre y el 5 de diciembre, a bordo de cualquier barco en ruta hacia el puerto de

América del Norte o del Sur o hacia las Antillas”

 

Ésta declaración, levantó las iras de Shufeld que protestó ante la alegación de motín, arguyendo que no existían indicios de violencia en ninguna parte del navío. En su opinión, el barco había sido abandonado por el capitán y los tripulantes en un momento de pánico injustificado, quizá debido al peligro de naufragar ante una tempestad cercana.

Mystery Mary Celeste

Sin embargo, ambas teorías se caen por su propio peso.

 

En primer lugar, la idea de una tempestad y la huida de la tripulación no se sostenía, pues los botes de salvamento estaban en el barco y resultaba imposible abandonar la nave nadando y más con una niña pequeña.

 

En cuanto al motín, resultaba gratuita tal hipótesis, y una injuria para la tripulación, además de que, de haber sido como Solly Flood insinuaba, el hecho de ser recogido por otra embarcación después de cometer los asesinatos, los criminales hubiesen tenido que responder algunas preguntas y el Mary Celeste rescatado, por ese hipotético barco, para cobrar los derechos de salvamento; y nada de esto se produjo.

 

El misterio continuaba persistiendo y nadie conseguía resolverlo. El caso se hizo famoso a escala mundial hasta el punto de que la prestigiosa revista Strand, de Londres, organizó una suerte de competición, solicitando a varios escritores que escribieran un relato donde el Mary Celeste fuera el protagonista. Con el transcurrir de los años, un dato sustancialmente sospechoso salió a la palestra: el desaparecido capitán Briggs, del Mary Celeste, era íntimo amigo de David Reed Moorhouse, comandante del Dei Gratia. Esto hizo levantar sospechas a más de uno. Se sabe que el 14 de marzo de 1873, el tribunal marítimo de Gibraltar dictó sentencia, atribuyendo al capitán Moorhouse y su tripulación, la cantidad de 1.700 libras esterlinas por el rescate que los mismos habían efectuado.

 

Resultaba demasiado casual que fuera el Dei Gratia quien encontrara el bergantín abandonado. No obstante así, resultaba también un tanto peculiar, suponiendo que ambos barcos se hubiesen puesto de acuerdo para cobrar el rescate, que lo hicieran por una suma tan ridícula. El misterioso Mary Celeste seguía sin soltar prenda sobre lo ocurrido en su interior. Desde que el solitariobergantín fue encontrado por el Dei Gratia, hasta nuestros días, las teorías vertidas sobre tan extraña desaparición, han sido de lo más variadas y peregrinas: raptos, asesinatos, piratería, “extraterrestres”, el terrible Kraken (pulpo gigante), islas misteriosas..., todo un sinfín de hipótesis que, pese a todo, siguen sin explicar satisfactoriamente los motivos que llevaron a sus tripulantes a abandonar el barco.

 

No obstante todo este misterio, cabe preguntarse una cosa con insistencia: ¿dónde fueron a parar el sextante, la corredera, el cronómetro y los libros de navegación, necesarios para navegar, y que Olly Deveau no encontró por ninguna parte? Quizá el doctor Cobb, sobrino del desaparecido capitán Briggs, diera con la respuesta en una pequeña obra que publicó en 1940 y cuyo título era Rose Cottage: “Mi explicación es la siguiente:

 

La tarde del 24 de noviembre de 1872 el capitán Briggs, temiendo una explosión del cargamento de alcohol, embarcó a su mujer y a su hija en el bote de salvamento, en compañía del señor Richardson y un marinero. Otro marinero quedó encargado de mantener el bote bien alejado del costado del bergantín. El contramaestre señor Gilling y un tercer marinero desamarraron la driza de pico para utilizarla como remolque. El cuarto marinero se puso al timón. “El capitán bajó en busca del cronómetro, el sextante y la documentación del barco. El cocinero reunió víveres para abastecer la pequeña embarcación. Se llevó indudablemente todos los alimentos ya preparados, puesto que no los había en el Mary Celeste cuando el barco fue encontrado. Es posible que entonces se produjese una pequeña explosión, que hizo saltar la escotilla de la bodega y la dejó boca arriba sobre cubierta. Los tripulantes, atemorizados, se apresuraron a evacuar el barco.

 

El hombre que estaba al timón trató de sacar el compás de la bitácora, obedeciendo sin duda órdenes del capitán. Pero sólo consiguió desplazar la bitácora y romper el compás. “Durante ese tiempo, el barco se mantenía en facha, con una brisa que soplaba del sur. Las velas de gavia y la mesana estaban tomadas por avante, con el resultado de que le barco se mantenía casi inmóvil. Probablemente el viento no era muy fuerte. La cangreja, que era la vela mayor, estaba probablemente envergada a la botavara. Por lo tanto, la driza de pico se encontraba disponible para servir de cabo de remolque y sin duda fue amarrada en la boza del bote, el cual se alejó a toda prisa del costado del Mary Celeste. “Precisamente en aquel instante llegó una racha del norte que, llenando las velas cuadras, hizo avanzar al buque hacia el este. El cabo de remolque se tensó, pues se hallaba sujeto por el otro extremo al chinchorro, pesadamente cargado e inmóvil.

 

Partiendo de su punto de fijación en el cangrejo y pasando por la parte de la empavesada, que había sido quitada para facilitar la maniobra de arriar el bote, la driza se presentó bajo un ángulo agudo a través de un extremo y sin duda se partió, dejando el bote a la deriva a unos 120 metros de distancia. “Incluso con una brisa moderada, el bergantín debió de avanzar más deprisa con sus velas que le bote con sus remos.

 

El capitán Moorhouse decía: “debieron remar como locos en aquella embarcación”. Es verdaderamente curioso que, durante tantos años, nadie haya hablado jamás de este empleo evidente que se hizo de la driza de pico. “No pretendo que mi teoría resuelva completamente el misterio, pero sostengo que todos sus puntos reposan sobre hechos comprobados. Un cabo de cordaje, sólo de tres o cinco metros de largo, hubiera podido constituir la clave de todo el enigma”. Ciertamente, ésta teoría, aunque plausible, no era del todo certera, pues según muchos testimonios, los botes de salvamento seguían estando en el barco cuando el Dei Gratia encontró el buque fantasma.

 

Fuera como fuere, nadie halló nunca una explicación satisfactoria sobre lo sucedido en el Mary Celeste, y sus protagonistas, los únicos que hubiesen podido dar razón de lo ocurrido, jamás volvieron a ser vistos en éste mundo, llevándose consigo el misterio de su desaparición. El Mary Celeste, conferido a una nueva tripulación, acabó sus días en 1885, en los arrecifes de Roshelle, cerca de Haití, donde el oleaje lo fue destrozando poco a poco.

Mary Celeste