Bricbarca "Belem"


grandes veleros

El Belem es el último barco de tres mástiles francés, el más antiguo velero de su estilo en estado de navegación en Europa. Construido en Nantes (1896). Este antiguo velero de carga fue cambiado varias veces de nacionalidad (Francés, inglés. italiano y de nuevo francés). El Belem fue motorizado y rebautizado para diversos usos (crucero de lujo y nave de entrenamiento) y finalmente fue descubierto por casualidad en Venecia en un estado lamentable a finales de 1970 por un aficionado nostálgico. Comprado con el apoyo de un gran banco francés, que financió la fundación que comenzó su restauración. Desde 1984, el Belem está clasificado como monumento histórico.

 

Botado el 10 de junio de 1896, su primer viaje lo realizó, bajo las órdenes del capitán Lemerle. El Belem partió el 31 de julio para Montevideo, para coger un cargamento de mulas para la ciudad de Belem, en Brasil.

 

El 8 de mayo de 1902 el Belem estuvo presente en Martinique, cuando el volcán Mont Pelée destruyó su capital, Saint-Pierre. Desde el 6 de septiembre de 1913 hasta el 31 de enero de 1914, el Belem hizo su último viaje como barco mercante. Entre 1914-1921 perteneció al Duque de Westminster, que lo adaptó como velero de lujo, y entre 1921-1939 fue propiedad de Ernest Guinness, que lo rebautizó como Fantôme II. Bajo este nuevo nombre, el Belem, comprado por el propietario de la famosa fábrica de cerveza irlandesa, salió a navegar alrededor del mundo. Entre 1951-1979 fue buque escuela en Italia, tras ser adquirido por la fundación Cini, y en 1979, gracias a una ayuda financiera de Les Caisses d'épargne, se convierte en francés una vez más. De 1980 hasta la actualidad, navega bajo bandera francesa. Gracias a la esponsorización de les Caisses d'Épargne y de la marina francesa.

 

No ha tenido una vida plácida, como ocurre con la mayoría de embarcaciones botadas hace un siglo que aún hoy siguen a flote, pero los cuidados de sus diferentes dueños evitaron que el Belem acabara hundido o desguazado. Hoy es el velero más antiguo de Europa y el mayor tesoro del patrimonio marítimo francés.

 

Mide 51 metros de eslora, sin contar los 7 metros del bauprés, por 8,80 metros de manga máxima y posee tres mástiles de 58 metros de altura. La tripulación se compone sólo de entre 13 a 16 personas y puede albergar un número aproximado a 50 cadetes.

 

El Belem ahora esta reconvertido en el cabotaje y es utilizado como buque turístico, de formación y de paso por la Armada Francesa para la formación de sus grumetes, aparece en las grandes reuniones de veleros tradicionales y más prestigiosas regatas.