Diferentes tipos de Blogueros de cruceros

blogueros de cruceros

Navegando por Internet encontramos diferentes tipos de “cruceristas” que nos trasmiten a través de diversos medios sus puntos de vista sobre este modo vacacional tan en auge hoy en día. La primera diferenciación entre ellos, sería la de separar a los blogueros que viven de su actividad comercial relacionada con lo que escriben y la de aquellos que realmente son simples cruceristas que dedican su tiempo libre a divulgar su afición. Tanto de unos, como de otros podemos obtener una buena información, pero conviene matizar este aspecto para analizar con la objetividad necesaria comentarios que podrían ser acordes a intereses comerciales. Mientras que por otra parte, el crucerista no sospechoso de moverse dentro de esta actividad comercial, dispone de una imparcialidad mayor lo que hace que sus comentarios sean más objetivos. 

Una vez aclarado este importante concepto de quien se dedica a esto por afición y quien hace de ello su profesión. Diré que mi interés como crucerista radica fundamentalmente en diversos blogueros de similar condición a la mía, es decir cruceristas a los que sólo les mueve su afición. Entre estas voces, en las que me incluyo, he observado tres estereotipos a los que me voy a referir.

 

Si bien, como reza el proverbio “De todo hay en la viña del Señor”, en este caso voy a resaltar tres tipos de crucerista a los que he definido como el viajero, el marinero y el sibarita.

El viajero
El viajero
El marinero
El marinero
El sibarita
El sibarita


EL VIAJERO

El viajero es un crucerista que utiliza el barco como un medio de transporte cómodo, en el que no hay que preocuparse por tener que hacer y deshacer maletas para poder despertarse cada día en un nuevo puerto. Se fija más en las diferentes escalas que tiene la ruta, que en el barco. Desembarca en todos los puertos dispuesto a inmortalizar cada momento con su cámara de fotos. Es por naturaleza intranquilo, aventurero y casi nunca se acomoda a las excursiones programadas, prefiriendo hacerlas por su cuenta. Sus consejos y otras recomendaciones son muy apreciados para conocer a través del detalle de su narración los diferentes puertos de escala y visitas que pueden hacerse. Sus fotos ilustran con acierto lo que nos vamos a encontrar, resultando interesante todos los detalles que nos aporta a fin de preparar nuestras próximas escalas y opciones que ofrecen las mismas. Los Blog dirigidos por este tipo de personas, son muy interesantes y nos ahorrarán mucho tiempo a la hora de buscar información de diferentes destinos. Estas personas suelen ser gente amable y dispuesta a darnos cuantas explicaciones necesitemos si optamos por contactar con ellos.


EL MARINERO

Este crucerista, ante todo, es un amante del mar y de la navegación disfruta simplemente con sentirse a bordo. Está pendiente de las diferentes maniobras del barco. Le gusta el ambiente marinero, seguir las normas así como las tradiciones náuticas. Normalmente prefiere barcos de pequeño a mediano tamaño. Nunca se siente frustrado por hacer un día de navegación en vez de una escala. Esta extraña y mágica afición por los barcos y la mar le lleva a observar el entorno con el que se cruza en su singladura. De él podemos obtener una perfecta descripción del barco, de sus instalaciones y seguramente buenos consejos sobre la vida a bordo, la elección del camarote, las diferentes peculiaridades de cada singladura y otra serie de interesantes recomendaciones que a buen seguro nos servirán de gran ayuda en nuestra estancia a bordo del buque. En su Blog encontrarás información más allá del entorno meramente crucerista, citando o dando eco de otros aspectos marítimos relevantes que a buen seguro llamarán tu atención. 


EL SIBARITA

El sibarita es un crucerista de gustos refinados, escoge los barcos por su categoría, fijando su objetivo en la más alta categoría que pueda permitirse. Para él las ofertas de bajo precio son sinónimo de pésima calidad. Huye de los cruceros masificados y de cualquier actividad que considere popular. Sus principales alicientes son la gastronomía sofisticada, es amante de la porcelana fina y su vestimenta siempre de etiqueta noble le acompaña a los actos sociales para grupos exclusivos en los que se siente el “rey del mambo”. Este tipo de crucerista de alta “alcurnia y abolengo” es un gran cliente de la sauna, los masajes y de cuantas sutilezas le ofrezcan a bordo, incluido por supuesto el té de las cinco servido por un camarero con guantes blancos. Sus consejos raramente son útiles salvo para los de gozan de estas exquisiteces. En su hacer fotográfico vemos pinceladas en su enfoque dirigidas a alimentar su propio ego, siendo el protagonista de su película en la que nos muestra su billete de primera, lo espectacular del camarote donde se hospeda, la carta de ese restaurante especial de coste añadido donde acostumbra a cenar o cualquier excentricidad relacionada con el lujo y esa exclusividad de la que se alimenta para aplacar la sed de glamour que padece. En su Blog encontrarás comentarios y reportajes, tipo revista del corazón, pero lamentablemente de escasa utilidad. Tan sólo útiles para hinchar su propio ego pavoneando sus vivencias.


Si te gusta el artículo compartelo



Escribir comentario

Comentarios: 0