Clasificación de los barcos de crucero

clasificación barcos de crucero

 

Los barcos de crucero pueden ser clasificados utilizando varios criterios, en este caso deseo exponer dos de los más utilizados. La clasificación por su tamaño o tonelaje y la clasificación por su categoría.


Clasificación por su tamaño

La clasificación por su tonelaje nos aporta una idea exclusiva sobre el tamaño del barco. Esto nada tiene que ver con la calidad del buque, aquí pequeño no es sinónimo de simple o malo. Muchos de los denominados, por su tonelaje, pequeños cruceros son los más exclusivos y lujosos del mundo. Lo que si nos va a dejar claro este parámetro es una idea aproximada de su capacidad de pasaje.

 

 

Siguiendo este criterio podemos distinguir principalmente cinco tipos de barcos:

  • Mega Cruceros barcos que *rondan las 145.000 t. con una capacidad aproximada de 4.000 pasajeros (*Actualmente varios barcos sobrepasan las 200.000 t.)
  • Buques Grandes barcos que rondan las 90.000 t. con una capacidad aproximada de 3.000 pasajeros
  • Buques Medianos barcos que rondan las  40.000 t.  con una capacidad aproximada de 1.500 pasajeros 
  • Buques Pequeños barcos que rondan las 20.000 t. con una capacidad aproximada de  700 pasajeros 
  • Buques Exclusivos barcos que rondan las 10.000 t con una capacidad reducida a clientes generalmente aventureros o amantes del lujo.

 

Si bien el tonelaje nos da una idea del tamaño del barco, lo realmente importante sería el espacio disponible que nos corresponde individualmente, por lo que un buen consejo es dividir el tonelaje por la capacidad de pasaje y conocer el ratio espacio/pasajero que dispone el buque.

¿Qué ventajas e inconvenientes ofrecen unos y otros por su tamaño?

Cruceros pequeños

PEQUEÑOS

Los barcos más pequeños pueden visitar destinos que están limitados por su calado o angosto acceso a barcos de gran porte. También pueden amarrar en menor espacio, con lo que sus limitaciones en puerto son mínimas  y los procedimientos de embarque y desembarque son más rápidos y ágiles.

 

Este tipo de barcos de poca capacidad nos ofrece una mayor interacción entre pasajeros y tripulantes, pocas aglomeraciones y el ambiente es más cercano y familiar.

 

Por contrapartida sus desventajas son que cuentan con menos instalaciones de ocio y la oferta de entretenimiento, aunque suficiente, es menor que en los grandes barcos.

 

También hay que tener en cuenta que en condiciones de mala mar se siente más el movimiento del barco.

Cruceros grandes

GRANDES

Los grandes barcos o mega cruceros disponen de infraestructuras espectaculares con una variada oferta de entretenimiento a bordo.

 

Los espacios públicos son amplios y generosos, las posibilidades de restauración son diversas ya que disponen de muchos bares y de varios restaurantes.

 

Su comportamiento es más estable en malas condiciones de navegación que en barcos pequeños, notándose mucho menos el movimiento.

 

Entre sus desventajas cabe señalar lo complicado de las operaciones de embarque/desembarque y las esperas que pueden producirse en algunos lugares públicos debido a la gran cantidad de pasaje.

 

 

Este tipo de barcos ofrecen itinerarios poco originales, ya que normalmente visitan los puertos clásicos que ofrecen una mayor demanda.  



Clasificación por su categoría

En cuanto a la clasificación por su categoría hotelera, lo primero es decir que no existe una clasificación oficial, al igual que la de los hoteles, si bien se clasifican con símbolos similares (estrellas o anclas) y que como referencia existe la prestigiosa Guía Berlitz, conocida como The unique “bible” of cruising.  Algo parecido a la Guía Michelin en la gastronomía.  

El sistema de clasificación básico es en base a una serie de estrellas o anclas de tres a seis y que más o menos se adapta a estos criterios:

Categorías de  cruceros

*****+       5 estrellas plus categoría Lujo

*****          5 estrellas categoría Superior

****            4 estrellas categoría Bueno

 

***             3 estrellas categoría Aceptable


Los conceptos que se valoran para definir la categoría que le corresponde a un barco determinado, entre otros, son: El nivel que presenta el mantenimiento del barco, el estado y tamaño de sus camarotes, su servicio gastronómico, las actividades que ofrece, la calidad de sus espectáculos, artistas, el nivel que se exige al personal de hostelería y muy especialmente el ratio tripulantes/pasajeros. Es decir cuantos tripulantes existen por pasajero.

 

 

Al no existir un organismo internacional que regule oficialmente estas categorías, son las propias agencias o navieras las que otorgan, en sus catálogos las estrellas que a su juicio le corresponden al barco. Lo cual hace que este dato sea muy subjetivo y que además tampoco se ajuste a un parámetro establecido. Pudiéndose encontrar barcos con categoría de 4 estrellas y media o anclas.

Catálogos de cruceros

En fin, dada la subjetividad de este concepto, conviene no fiarse demasiado de la categoría que se le da al barco en los diversos catálogos publicitarios.

 

La fuente más fiable para conocer el nivel de la calidad de un crucero, además de la guía anteriormente mencionada, es la opinión de su clientela que normalmente encontrarás expresada en diferentes foros o páginas especializadas.

 

También las navieras, en función de la calidad que ofrecen sus barcos, se clasifican según los criterios: Económicos, Estándar, Premium y Lujo. Por hacernos una idea comparativa, su símil en hostelería sería equiparar la categoría Económica con un hotel 3 estrellas, la Estándar con un 4 estrellas, la Premium con un 5 estrellas y la categoría Lujo estaría a nivel o por encima de un hotel 5 estrellas. 


Si te gusta el artículo compartelo



Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    carlos (lunes, 09 mayo 2016 14:09)

    Muy interesanta