El Bautizo de los barcos

Bautizo de barcos

Existe la creencia de que los primeros navegantes sintieron la necesidad de honrar a los dioses y buscar su protección en el mar a través del culto mediante la ofrenda de un sacrificio, por lo que esta ceremonia del bautizo de los barcos tiene una tradición que proviene desde la antigüedad. Según cuenta la historia los primeros sacrificios fueron humanos, luego de animales, hasta terminar por el ofrecer comidas o vinos. 

Ya desde muchos años atrás esta costumbre, inicialmente pagana, se celebraba en lugares como Grecia, Roma o Egipto con una connotación religiosa siguiendo diferentes rituales. 

Bautismo barco

Tal y como conocemos la tradición hoy en día, con la rotura de una botella, es posible que se remonte a la cultura griega, ya que fueron los primeros en romper ánforas de vino sobre los barcos recién construidos a modo de ofrenda al dios del mar “Poseidón”. Más tarde los romanos heredaron esta costumbre en honor de su dios “Neptuno”. Tanto griegos como romanos se encomendaban a sus mitológicos dioses del mar, en la creencia de que este acto brindaría suerte al buque y a todos sus tripulantes. Asimismo otras religiones incluyeron esta celebración en sus creencias, en la confianza de contar con la protección de sus dioses. 

 

 

Si bien antiguamente el vino era la bebida utilizada para celebrar este acto, hoy en día se recurre al champán por ser una bebida más exclusiva y propia de festejos. Pero no siempre fue así, durante la época de la Ley Seca en EE.UU se utilizó la sidra o en España durante un tiempo el vino de jerez a fin de promocionarlo.

Existen diversas supersticiones con respecto a esta ceremonia, como por ejemplo la creencia de que si la botella no llega a romperse, esto es símbolo de mal fario para el barco. Algún ejemplo sería la ceremonia de bautismo del tristemente famoso buque “Costa Concordia”, cuya botella no llegó a romperse y se hundió trágicamente en 2012 o bien el caso del “Queen Victoria” cuyos pasajeros enfermaron, en su viaje inaugural, después de que la botella lanzada no se rompiese en el primer intento. También se dice que la botella debe romperse contra el lado de estribor del barco y que debe hacerlo una mujer. 

 

 

La ceremonia del bautismo de los barcos se ha convertido en algo obligatorio hoy en día, incluso con un tono más solemne que se celebra mediante un elegante acto y en el que la rotura de la botella sigue siendo el símbolo de la suerte para el barco y sus tripulantes.


Si te gusta el artículo compartelo



Escribir comentario

Comentarios: 0